Desvanecerse

«La juventud se desvanece, el amor merma, las hojas de la amistad se secan; la esperanza secreta de una madre sobrevive a todo»

Oliver Wendell Holmes, poeta estadounidense del Siglo XIX.

Desvanecerse es contar y no poder más. Mientras explicaba a mis alumnos la lista de cotejo para evaluar su proyecto 5 perdí el control de mi cuerpo, me agarré fuertemente del escritorio y me senté un momento. Perder el equilibro, la vista e incluso la razón son aquellos miedos que todavía no supero. Hace más de un año sufro constantemente de desequilibrios emocionales, y las razones cada vez se van aclarando. El cuerpo percibe el entorno, se da cuenta que algo pasa. Mis alumnos se asustaron, creen que estoy embarazada, como lo creyeron hoy que me volví a desvanecer en la clase de Acondicionamiento. Hace unos meses estaba embarazada me deprimí tanto que lloré y lloré sin recibir consuelo. Mientras estaba en el baño cayó esa bolsa y sonó tanto que me aturdió. Me sentí perdida, inmóvil y distante. Uno no logra entender el daño que hace al cuerpo una pérdida por mínima que sea. Llegué al hospital desvaneciéndome, no me dejaron ir, ni parar, ni estar. Me sentí sola e incomprendida. Hoy mientras hacía plié, vi como las estrellas se fueron oscureciendo hasta dejar el espacio nublado. Hoy me sentía plena y esa plenitud se fue apagando. Hoy quiero estar en el Nican Axcan, porque lo más importante soy yo. Mañana iré al médico, mañana estaré bien.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea tu sitio web con WordPress.com
Comenzar
A %d blogueros les gusta esto: