Todavía

Todavía hay tiempo para ti y para mí, todavía quiero pensarte, sentirte  y escucharte.

Me hablas del destino, y yo recuerdo desde pequeña que mi destino fui yo. Yo decidí estudiar, ir a la escuela, leer, continuar y nunca parar; no los demás, no el destino.

Cierto es que dejar fluir el momento, la vida es lo ideal para todos; pero, ¿en qué momento decidimos que no podíamos fluír? 

Anoche pensé en qué sería de nosotros juntos, no lo sé, no lo podemos saber. También, hice mis listas obsesivas de pros y contras en la cabeza, no hay nada en contra que me permita estar contigo, ni siquiera la distancia… los 10 mil, 20 mil kilómetros no son un contra. Quiero intentar algo real contigo y dejar de jugar a los amigos internacionales, quiero escucharte, leerte y abrazarte. Quiero permanecer en silencio cuando ya no sé cómo hablar francés, quiero estar para ti, contigo y que tú estés. Pero no sé si tú quieras lo mismo, no sé en qué camino estás ni qué quieras de mí. 

Fluímos desde que nos conocimos, sin saber comunicarnos en nuestras propias lenguas, vencimos las leyes de la gramática. Fluímos desde que la conversación de un enero del 2020 nunca paró, fluímos desde que te confíe y me confiaste toda tu vida sin filtros. Fluímos desde que conectamos en todos los sentidos. Todo está dicho, todo está escrito, tal vez.

Tú has estado en varios capítulos de mi vida, no quiero ser sólo un capítulo, quiero ser tu literatura. Si bien, los dos hemos vivido nuestras vidas de una forma libre, no quiere decir que no te quiera ni que tú no me quieras, simplemente la convivencia y las personas se van uniendo en nuestras vidas, nadie somos remplazables, tú eres único en mi mundo, yo soy única en tu mundo, como dice la novela del Principito:

-¿Crear vínculos?

-Efectivamente, verás -dijo el zorro-. Tú no eres para mí todavía más que un muchachito igual a otros cien mil muchachitos y no te necesito para nada. Tampoco tú tienes necesidad de mí y no soy para ti más que un zorro entre otros cien mil zorros semejantes. Pero si tú me domesticas, entonces tendremos necesidad el uno del otro. Tú serás para mí único en el mundo, yo seré para ti único en el mundo…

-Comienzo a comprender -dijo el principito-. Hay una flor… creo que ella me ha domesticado…

Tú me has domesticado. 

Natalie.

11 de agosto de 2021, Bordeaux. 

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea tu sitio web con WordPress.com
Comenzar
A %d blogueros les gusta esto: