Mi nueva escuela


Después de que el puente de Benito Juárez se alargara, no había tenido la oportunidad de estar una jornada completa en una escuela, frente a un grupo. Llegué tempranito, conecté mi cañón, mi compu. Mis compañeros me ayudaron a subir los libros. Llegó el papá que mandé a citar porque no quería mandar a su hija a la escuela, hablamos y lo convencí.


Regresé a mi salón de clases, ahora no estaba nerviosa como ese primer día que me paré frente a un grupo. Hoy estuve emocionada, mucho, fue un día muy importante en mi vida profesional.


Recibí a mis alumnos, súper feliz. Primero hice una actividad de reconocimiento de los sucesos, sí, efectivamente, todos absolutamente todos perdimos a alguien en esta pandemia que todavía no termina, y quién sabe si terminará. Hoy estamos aprendiendo a vivir con ella, a seguir con rutinas y a continuar con la educación.


Ellos, ellas, mis alumnos, mis alumnas, expresaron su sentir, tenían ganas de regresar porque perdieron mucho en el encierro, aunque también ganaron. Ganaron tiempo de calidad con su familia, descubrieron hobbies, aprendieron a dibujar, a leer y a tocar algún instrumentos.

Hoy, nos toca a todos dar una parte de nosotros, entregarnos a nosotros mismos y crecer, para superar cualquier obstáculo. Ellos, ellas, dijeron que hoy les toca estudiar porque han perdido mucho tiempo, porque ya es necesario dirigir sus sueños y hacerlos realidad. Es necesario… Actuar.

Mis alumnos ya empezaron a leer su primer libro, unos van a la mitad. Otros apenas están descubriendo cúal libro quieren leer.

Hablamos de las guerras, de las luchas de poderes, de los derechos humanos, del narcotráfico, de los premios nóbeles, de las matemáticas, de las reglas y de ser persona. Sobre todo de ser humanos.

En el momento que les tocó hacerme una entrevista, por primera vez no me preguntaron mi estado civil, ahora, ellos quieren saber:


+¿ Por qué decidió ser maestra?

+¿Qué la despierta todos los días para seguir?

+¿ De qué está agradecida?

+Si no fuera maestra, ¿qué sería hoy?, esta fue la más difícil de todas, les conté que cuando era niña odiaba las barbies; pero descubrí que con ellas y mis peluches podía jugar a ser maestra.

Tantas cosas por aprender, tanto por conversar. Hoy fue mi día cero en la educación.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea tu sitio web con WordPress.com
Comenzar
A %d blogueros les gusta esto: