11 años de maternidad

Que la luz en tus ojos nunca se apague. Hace 11 años, era una niña. Tú estabas entre mis brazos y no sabía qué hacer, ni siquiera cómo cargarte o darte pecho. Lloraba en silencio mientras tú dormías, porque sentí una imposibilidad de ser madre.Eras tan enorme y yo tan pequeña. Te abrazaba, lloraba contigo porque no sabía que hacer. Ponía música clásica, te leía todas las noches novelas, poesías, cuentos. Esa fue mi única herramienta para demostrarte amor.

No pude con la lactancia, porque aunque la leche se derramaba, yo me desesperaba cuando llorabas.Las noches en el hospital cuando no respirabas eran eternas, escribí diarios, y todo lo que te ponían por tu catéter. Estaba agotada y poco a poco me olvidé de mí.

Tú no hablabas, y ahora eres el ser más curioso, lógico y maravilloso que conozco. No reías, y ahora escucho tus carcajadas.Es difícil comprender que no se viene al mundo a ser buena o mala madre, sino a comprender a los otros, a los tuyos, con los que vives, convives y creces.

Estoy orgullosa de verte feliz e independiente.Emilio, te amo con toda mi alma.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea tu sitio web con WordPress.com
Comenzar
A %d blogueros les gusta esto: