Paternidad



Para mí es difícil comprender las nuevas paternidades. Crecí en un hogar donde la prohibición, el miedo y la culpa eran el pan de cada día. Un día decidí guardar silencio y no enfrentarme a lo que debería haberme enfrentado.

Últimamente, dejé un poco de lado mis estudios, mi trabajo, para visitarlo. Mi padre es un personaje, eso siempre digo cuándo me preguntan por él. Tiene facilidad de palabra, una mente que no para, siempre hay algo nuevo por hacer o emprender.

Mi padre aprendió a serlo como lo vivió en su infancia. Violencia psicóloga, física y verbal. Huyó de eso, en silencio. Un silencio que duró años. Mientras él iba en la maleta de una señora para pasar la frontera, sus padres estaban en una casa de cartón llena de personas.

Las últimas ocasiones en las que lo he visitado, sus palabras son de aliento y arrepentimiento : «hija, discúlpeme por nunca haberte enseñado a amar como se debe, a darte un abrazo y un beso de buenas noches». Creo que siempre es tiempo de hablar, de sanar; pero sobre todo, de reconocer.

Gracias papá, por encontrarte después de tanto.

¡Feliz día !

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea tu sitio web con WordPress.com
Comenzar
A %d blogueros les gusta esto: