Ser maestra

Este es mi séptimo día del maestro, es extraño en ocasiones pensarme a mí misma como una maestra, una miss, una docente o una profesora; en este tiempo, he aprendido más de mis estudiantes de lo que pudiera haber estudiado, leído o escrito.

Ser maestra es un título que se gana, con la experiencia, con las anécdotas, con los experimentos y sobre todo las estrategias que pudiéramos aplicar.

Ser maestra es tener paciencia, saber que todxs tienen un proceso distinto, más lento, más rápido; pero en ese camino, más que aprendizaje hay vivencia, apropiación y entendimiento.

Recuerdo que cuando era niña me encerraba en mi cuarto y ponía a mis peluches a aprender a leer, imitaba a mi maestra (la que me enseñó a leer a los 5), ponía fuerte la canción en inglés de aquella teacher de primer grado. Recuerdo cada paso que di y cada tropiezo, sobre todo, cuando mi maestra de vida: mi madre. Se desesperaba cuando quería explicarme una tarea, ella me enseñó que existía un término poco usado, poco racionalizado: autodidacta.

Muchos maestros, maestras pasan por nuestras vidas, todos en diferente escala de importancia, sería complicado mencionar a cada uno de ellos porque no quiero dejar fuera a ninguno. Pero ellos,ellas, me formaron, me alentaron, desanimaron, construyeron en mí algo que yo no conocía, algo que no sabía que sería.

Soy los maestros que tuve, soy todos los aciertos y errores que cometí de estudiante y eso todos los días me hacen construír más que esperanza, una cadena interminable de los otros.

Un maestro no es nada sin sus estudiantes. Un maestro puede trabajar en cualquier espacio, pero nunca sin sus estudiantes.

Agradezco a las coincidencias, a los caminos y a mis ganas de ser maestra por decidir serlo, con y a pesar de.

Infancias felices

Estoy sentada entre el enorme rancho, en el pasto, ruedo de norte a sur porque quiero sentir que mi cabeza da vueltas. Los adultos, en su vida de ellos, bebiendo alcohol, comiendo, criticando personas, hablando de política, de dinero.

Mis primos, mis primas, corremos por todo el lugar, inventamos que somos espias, hacemos bunkers con los ladrillos que encontramos. Unos se aburren, agarran los caballos y se van a dar la vuelta, otros se van a nadar, otros discuten sobre quién ganó en el torneo de futbol que organizaron en ese instante.

Yo elevo mis pies, los bajo, cuento hasta el mil, siento cómo el viento se topa en mi cara, me atrevo a levantar las manos, respiro, y trato de volar de verdad, me aviento, caigo como un pequeño conejo, y voy por agua, porque el calor me marea.

Ellos, los adultos siguen tomando, comiendo carne asada, hablando de dinero, de negocios.

Nosotros los niños, creamos mundos posibles en donde ellos no caben, creamos mundos donde no hay dinero, ni diferencias por ser gordo, negro, alto, blanco o chaparro. Creamos nuestro mundo de ideas bizarras, relaciones que conocemos pero que sin querer aborrecemos, las destruimos y creamos nuevas, porque nos gusta cambiar constantemente.

Mi infancia se trató de eso, de crearme, reinventarme, escribir diarios infinitos, de bailar hasta cansarme, de creerme maestra de mis peluches y de evadir a toda costa a los adultos.

Carta de despedida

Jorge:
Esto es una carta de despedida, todo este tiempo lejos de ti me he dado cuenta de bastantes cosas. De lo necesario que era separarnos, vivir cada quien su vida y disfrutar cada momento. No te juzgo y nunca lo haré. Eres un ser maravilloso que se cruzó con otro ser (tal vez igual de maravilloso que tú), respeto absolutamente su relación y no seré un estorbo. Es evidente que la amas, tus cambios fueron tan radicales que muchas veces me violentaste psicológicamente sin querer. Aún recuerdo ese día que hice un dibujo de nuestra familia y te burlaste de él, pero te entiendo era tu frustración de no poder estar con quien quieres. Mi vida contigo fue excepcional, no lo cambiaría por nada, fue un disfrute tenerte como mi esposo, también como un amigo. Pero ahora todo será diferente, sólo serás el padre de Emilio y nuestra relación será exclusivamente para eso. No habrá más sexo, ni pláticas (porque ya tienes con quien hacerlo), sólo estaremos vinculados por nuestro hermoso hijo que necesita mucho de nosotros. Lamentablemente, lo hemos abandonado, él dice que tú todo el tiempo estás trabajando y que no tienen una casa para estar ustedes dos solos. Quiero que pienses en la seguridad e integridad de él,necesita que tú te independices y tengas un ambiente propicio para él, que te dediques a él. Te amé tanto que no se puede explicar, ahora estoy desenamorada e incluso desilusionada más conmigo que contigo, por descuidarme tanto como persona, por olvidarme de mí y caer tan fácil. El dolor me ha enseñado que después de él hay mucha alegría , proyectos y formas de vida diferente. Te amé por tal razón, te dejo ir. Amar también es dejar ir. A partir de hoy viviré mi vida sin darte explicaciones, esperaré a que trámites el divorcio y lo firmaré sin titubeos. A partir de hoy yo ya no estaré para ti.

Sinceramente, Natalie.

Decisiones

Entre los cables de mi cerebro despierto para poder alinearlos, o simplemente darle paso para que todo pueda fluír o simplemente transitar.

La idealización nos hace mucho daño, pienso desde el hecho de por tener un carro o una casa se considera que eres alguien exitoso. O simplemente por tener una relación de pareja estable también. ¿En dónde quedaron esos ideales propios? , esas ganas de atrapar el mundo desde afuera hacia adentro, esas ganas de gritar a los cuatro vientos «lo hice y qué tiene».

Otra vez, regreso al pasado, para poder entender un poco de mi presente. Estoy sentada en medio del restaurante que tenían mis padres, él llega me abofetea y dice que soy una puta porque hago lo que quiero, porque no obedezco, porque soy todo lo que él no espera de mí, todo lo que en su cosmovisión de lo que debe ser una mujer, una hija, debe ser. Me paro, lo reto y le digo: «yo no te tengo miedo», me vuelve a abofetear. Le grito más fuerte: «mátame, ahora sí, para que sea tu derrota más grande.» Se encoge como un bicho, me voy.

Los golpes me enseñaron que no sólo puedo gritar más fuerte, también, que son la decisión más baja para dañar a alguien, la más cobarde de querer ser superior ante tu propia familia, ante lo que formaste porque decidiste. Ese día, todos los días, lo pensé, ahora ya lo alejé de mis pensamientos, lo borré, lo trituré y me despedí de su violencia, de sus definiciones de amor e ideales.

Yo decido deshacer ese sobrepensar, yo decido hoy ser, para poder estar, conmigo, contigo, con los demás.

Mis miedos los decido, pero desde hace tiempo, ya los borro, como ese día que le grité «yo ya no te tengo miedo».

Hoy no tengo miedo a decidir.

Existir

Imagen tomada de Pinterest

Es poder tener los pies sobre la tierra,
revolverla para poder crear.

Es llorar en soledad o con aquellos que te aman.

Es gritar todo aquello injusto,
todo aquello que sientes,
que arde.

Es saberme en tus palabras y tus sueños,
en tus errores y tu cotidianidad.

Es abrazar espacio y tiempo
para crear nebulosas infinitas.

Es crear en la diferencia,
aún así, amarla.

Es elegir, rechazar y crear
círculos interminables de paciencia
de reciprocidad
de amor

Es caminar al mismo sitio,
pero cada quien con su estilo
fuerza, y coraje.

Es pensarte aún en mi cotidianidad
es escuchar una melodia, y encontrarte.

Es también existirte.

Marzo 2022- Todo está cambiando

Marzo está siendo un mes muy diferente a todos los marzos de mi vida, por ejemplo, mi directora me escribió la carta de recomendación más hermosa del mundo, escribió lo que soy y hago; pero me sentí especial, e importante para su escuela, para otros. Hubo un párrafo encantador donde dice que a mí me importa mucho crecer interiormente desde mí, pero no dejo de lado lo profesional. Entre otras cosas más.

He estado muy enferma, me he sentido muy mal, por eso desaparezco y aparezco, mi cuerpo pide que deje de fumar, beber, comer chile. La garganta arde y parece que algo dentro de mí se incendia. Debo parar, mi cuerpo reclama cuidado.

Hace dos años mi vida cambió, estaba en la CDMX con Pili porque iba a los Pinos a realizar acividades de fomento a la lectura, Aguascalientes fue estado invitado. De repente, los mensajes, las noticias, decían que teníamos que estar encerrados, las personas iban desapareciendo por todos lados. Sólo ese fin se abrió ese lugar.

Regresé a Aguascalientes, el papá de mi hijo no dejaba que lo viera porque lo iba a contagiar de COVID, yo ni me sentía mal, es más ni me acuerdo de que le hubiera dicho que tenía o algo similar, me encerré, me aislé y comenzó el martirio contra mí, empecé a transformar mi casa, no me gustaba el piso, lo pinté, no me gustaba nada y lo cambié. Se convirtió en mi cueva, mi hobbie fue siempre ir a Walmart a comprar ginebra, jamón serrano o lo que fuera para sentirme acompañada. Así fueron los días sin mi hijo.

Después, mi casa se convirtió en una escuela multigrado, cada mes transformaba cada cuarto, un día el cuarto más grande era la biblioteca, al otro día mi cuarto, el cuarto solo fue mi oficina, luego la sala (esa que no tiene sillones). Un día me aburrí y me fui del país, pedí permiso para no estar pero estar desde allá, pedí permiso para cambiar mi aislamiento de lugar.

Esos dos años, aprendí, más que a encerrarme, a vivirme desde adentro, desde mí. A llorar, a sentirme y a saber cuando debo estar sola y cuando no.

¡Gracias, Covid!

Peace be with you


That phrase remains in my head, every first Friday or important day for the Catholic religion was the phrase that was tattooed on my soul, on my being. Many times I think that part of my academic training was based on seeking peace, or perhaps creating it.

At the time of giving peace in high school, we all looked each other in the eye, we smiled. When my parents used to take me to church I would see the one in the back, the one on one side, they all did the same. Few looked shy or pretended not to see you, turning slowly to their side partner to chat, while the others gave each other peace.

This has made me reflect a lot on what peace is. Peace according to the RAE is "harmony between people without confrontations or conflicts", harmony is that harmony of knowledge, forces and hearts found, without differences of anything. Seeking peace does not work. Create peace, yes.

I remember my first classes as a high school teacher, when I mentioned that I was, my acquaintances said that my profession was crazy. Fight against adolescents who constantly change their mood, or who do not respect limits. I used to reflect a lot on that, my first day in a classroom, it was a war for me, because I faced something that was very familiar (because at some point I was a teenager and sometimes I still am).

So, I lined up with them, I went to the back of the room to see what the panorama looked like, how the harmony (the one that didn't exist) arose.
We left that perfect square, which was imperfect for me at the time because it didn't give me the harmony that I wanted, it gave me more conflicts than solutions. Once again I remembered that day when my high school literature teacher scratched the wall, he left the painting, the blackboard. He encouraged us to do that. So, I told them that we had to get out of that box, go to the patio, form a circle and talk about what hurt us.

Understanding the other creates peace, listening to the other creates peace, talking about oneself before others creates peace.

I keep thinking that today, I want to create peace, from myself, to later be at peace with others.


Peace be with you all. Carpe Diem.

Abrir en Google Traductor

Comentarios

La paz esté con ustedes

Esa frase permanece en mi cabeza, todos los viernes primeros o días importantes para la religión católica era la frase que se tatúo en mi alma, en mi ser. Muchas veces creo que parte de mi formación académica se basó en buscar la paz, o tal vez en crearla.

Al momento de dar la paz en secundaria, todos nos veíamos a los ojos, sonreíamos. Cuando mis padres solían llevarme a la iglesía veía al de atrás, al de un lado, todos hacían lo mismo. Pocos se veían tímidos o hacían que no te veían, volveaban lentamente a su compañero de lado para conversar, mientras los demás se daban la paz.

Esto me ha hecho reflexionar mucho, sobre lo que es la paz. La paz según la RAE es «Relación de armonía entre las personassin enfrentamientos ni conflictos» , la armonía es esa sintonía de saberes, fuerzas y corazones encontrados, sin diferencias de nada. Buscar la paz, no funciona. Crear la paz, sí.

Recuerdo mis primeras clases como maestra de secundaria, cuando mencionaba que lo era, mis conocidos decían que era una locura mi profesión. Luchar contra adolescentes que cambian de humor constantemente, o que no respetan límites. Me ponía a reflexionar mucho sobre eso, mi primer día en un salón de clases, fue una guerra para mí, porque me enfrenté a algo que era muy familiar (pues en algún momento fui adolescente y a veces sigo siéndolo). Entonces, me aliné con ellos, me puse hasta atrás del salón para ver cómo se veía el panorama , cómo surgía la armonía (esa que no existía).

Salimos de ese cuadrado perfecto, que era imperfecto para mí en ese momento porque no me daba la armonía que yo quería, me daba más conflictos que soluciones. Otra vez recordé ese día en el que mi maestro de Literatura de la prepa rayó la pared, se salió del cuadro, del pizarrón. Él nos alentaba a hacer eso. Entonces, les dije que teníamos que salir de ese cuadro, irnos al patio, formar un círculo y hablar de lo que nos dolía.

Entender al otro, crea paz, escuchar al otro, crea paz, hablar de uno mismo ante los otros, crea paz.

Sigo pensando que hoy, quiero crear paz, desde mí, para luego estar en paz con los demás.

La paz esté con todos ustedes. Carpe diem.

Nothing happens twince





Half Moon Bay, California.
I thought many times that perhaps I would repeat that feeling of uneasiness, at times it enlivened my heart, the simple memory, the memory of that infinite January.

We walk together in a circle of magical energy, we focus the conversation on yesterday and tomorrow; we never plan to meet again, nor to continue with the emotion of idealization. We got lost in complex phonemes and deciphered our meaning as the hours passed

Then we imagined a world that became a paradise where there were no prejudices, no illusions, just a present moment. We looked into each other's eyes for hours, we cried because something was happening in our home, in our hearts. We were those two hearts broken by life; but little by little we were weaving it very carefully, we were that which is not, that which is imagined and that perhaps will not happen again.

We broke the laws of romantic love, and we only followed carnal, visceral instincts. Then we forget about it. Our souls were the ones who spoke in a choir of various languages, Latin always being our mother.

I loved him, and he also loved me; Says a poem I heard a long time ago. I reiterate, people are unique, we never happen twice the same, and no one is replaceable.
Crea tu sitio web con WordPress.com
Comenzar